En un post anterior os enseñábamos a cómo controlar el buen estado o no de los neumáticos; en este artículo te damos algunos consejos para conservar los neumáticos de tu coche en buen estado el máximo tiempo posible asegurando su eficiencia. Cuando estamos arriba del coche, los neumáticos son el único punto de unión entre el vehículo y el suelo, por lo que es fundamental que estén en condiciones de circular para evitar posibles accidentes.

Cómo alargar la vida de los neumáticos

Controla la profundidad del dibujo del neumático. Los neumáticos desgastados tienen menos adherencia a la carretera, lo que puede resultar fatal en casos de lluvia, hielo o carreteras en mal estado. Recuerda que debes cambiar el neumático antes de llegar al límite legal de los 1,6 mm de profundidad.

Evita en la medida de lo posible los golpes contra el bordillo; provocan pérdidas de aire, desprendimiento de la banda de rodadura… Revisa siempre muy bien las distintas partes de la rueda, sobre todo si pisas cada día el bordillo para acceder al garaje o para aparcar.

Por otra parte, adecua siempre la presión del neumático a las recomendaciones del fabricante; no hacerlo puede costarte un mayor desgaste, mayor consumo de gasolina e incluso un reventón de rueda. Revisa la presión de los neumáticos una vez al mes.

Y si sueles hacer mucha carretera, evita pisar el pedal del acelerador en exceso, ten en cuenta que ello aumenta el desgaste de los neumáticos, sobre todo en verano y días de mucho calor.

Por supuesto, evita aceleraciones y frenados buscos, que desgastarán mucho los neumáticos; y respeta la carga máxima autorizada, a mayor peso, mayor desgaste contra la carretera.

Abrir chat