Cuando vamos a comprar unos neumáticos nos encontramos con la etiqueta energética, similar a la que llevan los electrodomésticos, pero que nos proporciona información acerca de las características de los neumáticos y que, según los estudios, no recibe la atención que merece por parte de los compradores.

La etiqueta de neumático para la UE  entró en vigor en 2012 y proporciona información importante sobre aspectos medioambientales pero también de seguridad del neumático; por ejemplo, la etiqueta de neumático para la UE facilita la comparación de neumáticos en cuanto a agarre sobre mojado, ahorro de combustible y ruido. ¿Lo sabías?

Vamos a explicar cómo interpretar la información de la etiqueta energética:

Ahorro en combustible:

Los neumáticos pueden suponer hasta el 20% del consumo de combustible del vehículo, por lo que la elección de unos neumáticos eficientes pueden proporcionar muchos kilómetros extra y reducir las emisiones de CO2.

¿Cómo se puntúa el ahorro de combustible?

El ahorro de combustible se clasifica desde la A a la G (la puntuación D no se utiliza en turismos), en una escala de colores.

  • A (verde)= mayor clasificación de consumo de combustible
  • G (rojo)= menor clasificación de consumo de combustible

La diferencia entre la categoría A y G puede significar una reducción en el consumo de combustible de hasta el 7,5%; es decir, la elección de neumáticos A en lugar de G podría suponer un ahorro de más de 6 litros de combustible cada 1.000 kilómetros.

Agarre en mojado

El «agarre en mojado» es la capacidad de un neumático para adherirse a la carretera en condiciones de mojado. La calificación de la UE se centra solo en un aspecto del agarre en mojado: el rendimiento del frenado en mojado del neumático, por lo que ños neumáticos con mayor puntuación de agarre en mojado se detendrán antes en carreteras mojadas al frenar a fondo.

¿Cómo se puntúa el agarre en mojado?

El agarre en mojado se clasifica de A a F (las puntuaciones D y G no se utilizan en turismos):

  • A = mejor puntuación
  • F = peor puntuación

Esto significa que en el caso de un turismo que aplica los frenos totalmente a partir de 80 km/h, un juego de neumáticos de tipo A realizará una frenada hasta 18 metros más corto que un juego de neumáticos de tipo F.

Ruido:

La clasificación de la UE mide emisiones de ruido externo de los neumáticos en decibelios, pero como muchas personas no conocen los valores de decibelios, también se muestra la clase de ruido y clasifica el neumático en relación con los futuros límites de ruido europeos:

  • 1 onda negra: silencioso (3 dB o más por debajo del futuro límite europeo)
  • 2 ondas negras: moderado (entre el futuro límite europeo y 3 dB por debajo)
  • 3 ondas negras: ruidoso (por encima del futuro límite europeo)

Si nos paramos a pensar en los miles de coches que salen cada día a la carretera, y si todos eligiéramos los neumáticos con una menor puntuación de ruido, las ciudades serían mucho menos ruidosas.

A partir de ahora ya podrás entender mejor la información que proporciona la etiqueta energética de los neumáticos, pero aún así, si le preguntas a nuestros profesionales a la hora de cambiar los neumáticos te asesorarán para que elijas los que mejor se adapten a tus necesidades y a las de tu vehículo.

 

Abrir chat